SOCHIMEF

Diez años como médico de atención primaria, diez aprendizajes

A continuación presentamos artículo realizado por Dr. Jorge Pacheco, Médico Familiar, titulado:

«Diez años como médico de atención primaria, diez aprendizajes»

1.- La agenda médica es sólo una orientación. Un paciente puede estar citado cada 15, 20 o 30 minutos y requerir más o menos tiempo. Más que fijarse en el reloj, hay que buscar un equilibrio en la jornada completa. Si un paciente se atrasa, se puede pasar al siguiente.

2.- Hay que mantenerse accesible para los pacientes. Revisar exámenes en el pasillo toma sólo unos minutos y ahorra le ahorra a los pacientes la fatigosa tarea de pedir hora. Si hay algún hallazgo de importancia, puedes citar al paciente con más tiempo.

3.- No es necesario saber TODO del paciente en la primera entrevista. A diferencia del hospital, en atención primaria verás al paciente en muchas ocasiones. Una entrevista muy detallada te fatigará a ti y al paciente, además de dejar poco tiempo a acordar las indicaciones.

4.- No hay que asumir la relación social entre el paciente y el acompañante. Pueden parecer padre e hija y ser pareja. Tampoco hay que asumir la orientación sexual, es preferible preguntar por la pareja que por el esposo o la esposa.

5.- Los pacientes “difíciles” son en realidad pacientes desafiantes en los que se requiere un uso intensivo de habilidades comunicacionales: escuchan activa y negociación. Hay que tener paciencia ya que de ellos se aprende mucho.

6.- Si el paciente se calla, el médico también lo hace. Si bien los silencios son incómodos en ciertas situaciones sociales, cuando el paciente lo hace – habitualmente – está pensando qué decir. No hay que interrumpirlo porque nos sentimos incómodos.

7.- Una manifestación de un trastorno mental común puede ser un síntoma físico, habitualmente asociado a una preocupación excesiva. Centrarse sólo en el estudio del síntoma puede ser muy frustrante para el paciente, sobretodo si los exámenes son normales.

8.- No tratar todo síntoma con medicamentos. Algunos síntomas son pasajeros, otros mejoran con manejo no farmacológico y en otros casos el manejo farmacológico tiene un impacto marginal. Es muy fácil llegar a la polifarmacia, sobretodo en adultos mayores.

9.- El mayor beneficio del control glicémico estricto ocurre en personas jóvenes con diagnóstico reciente de diabetes. El objetivo terapéutico de la mayoría de los pacientes en atención primaria es de 7%-8%, sobretodo en adultos mayores donde el tratamiento intensivo produce frecuentemente hipoglicemias.

10.- Se practica poco la observación expectante (“watchful waiting”), pero es una muy buena estrategia diagnóstica. Sobretodo en situaciones de alta incertidumbre clínica.

Fuente: Blog comité Abogacía por la Medicina Familiar y Políticas Públicas.

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.